La importancia de dar voz a las niñas y niños en tiempos de pandemia

El Consejo Municipal de Infancia y Adolescencia de Quart de Poblet continúa todo y con las nuevas restricciones.

Con la preocupante situación respecto a la Covid-19, y las crecientes restricciones que lo acompañan, el Consejo Municipal de Infancia y Adolescencia ha retomado las reuniones de este nuevo año en modalidad en línea. Esto no es una realidad nueva para el consejo, que ya durante los meses de confinamiento vivió una situación similar en la cual la planificación general del proyecto se tuvo que adaptar; y a pesar de que siempre se prioriza el contacto directo y los aspectos positivos de la socialización cara a cara, sin el obstáculo de las pantallas, la tarea del consejo no se para.
Durante enero, el consejo ha llevado a cabo las dos primeras reuniones del año 2021, en ellas los miembros han conversado y debatido sobre cómo estaban afrontando la situación, y dándole continuidad al proyecto de “El Descubrimiento”. En esta campaña, ideada a finales del curso pasado, se buscaba mediante las experiencias de los niños y niñas de Quart saber como la infancia del municipio estaba afrontando la situación, qué podían aprender, y qué se llevaban. Con esto se daba voz a las vivencias y emociones de la infancia del municipio durante el confinamiento y las primeras fases de desconfinamiento.
Ahora que la situación vuelve a complicarse, y con ella las restricciones que lo acompañan, desde el consejo se ha querido reactivar la campaña y saber como estas nuevas peculiaridades estaban afectando la infancia. Se busca así preparar futuros proyectos de sensibilización, centrando de nuevo la tarea en un asunto en que, a pesar de que afecta a los niños de igual manera que al resto de la sociedad, no siempre se son tenidas en cuenta las necesidades concretas y propias de su etapa de desarrollo.
Además de como afrontar la situación a nivel de grupo, también se ha hablado sobre como las niñas y niños están viviendo personalmente esta situación de incertidumbre globalizada en una etapa vital de desarrollo. Esto permite generar un espacio de ayuda mutua donde los mismos miembros se pueden apoyar los unos a los otros, una oportunidad de la cual salir fortalecidas y fortalecidos, adquiriendo mecanismos para una gestión emocional equilibrada frente a futuras situaciones de estrés, y para compartirlos y utilizarlos con el resto de niños del municipio, algo que desde el consejo se ha valorado muy necesario.
Así, y mientras la situación no permita lo contrario, las reuniones del consejo seguirán realizándose en línea, sin negar la importancia, agilidad, y facilidad de las sesiones de manera presencial. Aun así, esta nueva situación posibilita el desarrollo de proyectos como «El Descubrimiento» que se adaptan en esta etapa del mismo modo que lo está haciendo la realidad de los niños, así como el mundo que les rodea.
Proyectos como el CMI siguen siendo más necesarios que nunca para dar voz y poder a la infancia, llevando adelante acciones protagonizadas por ellas y ellos; y que como es habitual enriquecen el mundo de las personas grandes. Niñas y niños que con su actitud y emoción, nos inspiran y dan impulso, para continuar acompañándonos en un presente lleno de incertidumbre.